«

»

Jul 08

Becar la Investigación

Experiencias compartidas en el Foro de Iniciación en la Investigación – 2 y 3 de julio de 2015

(Web FFYH-UNC) Aprender a plantear un problema, formular de manera correcta una hipótesis, tomar decisiones teórico-metodológicas, construir un objeto de estudio, hacer búsquedas bibliográficas y documentos o emprender un trabajo etnográfico, fueron algunas de las claves que se compartieron en el Foro de Iniciación en la Investigación, organizado por la Secretaría de Investigación, Ciencia y Técnica de la FFyH. Con perspectivas positivas, el encuentro se desarrolló los días 2 y 3 de julio, en el Auditorio Hugo Chávez del Pabellón Venezuela.

En el terreno de las Ciencias Sociales la investigación resulta fundamental. Sin embargo no es una tarea sencilla. Implica aprender una metodología específica y sostener el desarrollo de esa minuciosa tarea lo largo del tiempo. En este aspecto, las Becas de Iniciación en la Investigación,que desde hace más de diez años y en forma anual otorga la Secretaría de Investigación, Ciencia y Técnica de la FFyH, y las Becas Estímulo a las Vocaciones Científicas implementadas por el CIN en 2012, resultan una posibilidad alentadora y significativa.

La instancia de abrir un espacio ameno que propicie el intercambio entre los distintos grupos de becarios y aquellos estudiantes que aspiran a obtener algunas de estas posibilidades, fue uno de los objetivos centrales que impulsó la realización de este Foro.
La apertura estuvo a cargo del decano de esta unidad académica, Diego Tatián, junto a Candelaria de Olmos, secretaria de Investigación, Ciencia y Técnica de la FFyH.

Olmos destacó lo necesario y enriquecedor que resultan este tipo de encuentros entre becarios y ex becarios, estudiantes y egresados de distintos campos disciplinares y “para los compañeros estudiantes que nunca postularon a una beca y quisieran hacerlo”. Además, comentó que la realización de este Foro surge como resultado de un esfuerzo colectivo. En este marco, agradeció a sus compañeros de la Seicyt, Noelia García y Lucas Brochero. También al actual equipo de gestión de la FFyH por brindar el apoyo necesario para su puesta en marcha y a los expositores y asistentes, por recibir con entusiasmo la iniciativa y acercarse a participar activamente.

Experiencias compartidas

A lo largo de las dos jornadas, el Foro dio lugar a ocho mesas y casi treinta expositores, entre becarios y ex becarios –tanto de becas CIN como de Becas de Iniciación de la FFyH–, provenientes de distintas escuelas y áreas disciplinares.

En cada intervención, los participantes dieron cuenta de los diferentes logros y expectativas que surgen del trabajo en sus investigaciones. Muchos de ellos narraron de qué manera llegaron a obtener una beca.  Laura Arese, egresada de la Escuela de Filosofía de la FFyH, destacó que la beca le enseñó  “a hacer una investigación en forma independiente” y remarcó la importancia que tuvo, para su postulación, haber participado previamente de un equipo de investigación. Además, señaló como positivo que los docentes de la Facultad de Filosofía y Humanidades trabajen de manera conjunta con los estudiantes, para que éstos puedan luego acceder a los distintos espacios de formación.

María Cecilia Díaz y Valentina Cervi, ambas de la Escuela de Historia de la FFyH, también destacaron como positiva la vinculación previa con un equipo de investigación docente. Sobre todo en la contribución al aprendizaje de las prácticas ligadas a la tarea de investigar, entre ellas, la de postular a una beca.

Sofía Brunero, egresada de la Licenciatura en Archivología y Marcela López, becaria por la Escuela de Bibliotecología, señalaron la incidencia de estas becas a la hora de dar los primeros pasos en la investigación. Sobre todo porque ambas provienen de carreras que, a menudo, promueven prácticas profesionales con orientaciones más técnicas que investigativas. Leticia Paz Sena, becaria por la Escuela de Letras, puso en relieve el mismo aspecto y dijo que el acceso a una Beca de Iniciación le permitió “considerar a la investigación como una trayectoria posible”, además del ejercicio de la docencia en el nivel medio.

Brunero se refirió al compromiso institucional que genera el ser beneficiario de una beca universitaria y a la obligación de hacer “una devolución a la institución” formadora. En esta línea, Lucía Tamagnini, egresada de la Licenciatura en Antropología, destacó la  responsabilidad que genera investigar con fondos públicos.

Otros becarios subrayaron lo necesario que resulta la ayuda económica, sobre todo a la hora de adquirir bibliografía, materiales de laboratorio, realizar actividades etnográficas y dedicar un mayor tiempo a la producción de conocimientos.

Dificultades y relación con la comunidad

Muchos expositores coincidieron en señalar algunas dificultades, entre ellas: la localización de fuentes documentales y el acceso a las mismas (aún en forma virtual); los desafíos que surgen en el estudio de objetos que competen a más de un campo disciplinar y el aprendizaje que supone, no sólo postular a una beca sino también desarrollar una investigación en un tiempo acotado.

Además, fue significativo conocer cómo muchos de los trabajos de investigación desarrollados por los becarios y ex becarios, actualmente se han convertido en proyectos que tienen un fuerte  carácter extensionista. Un ejemplo de ello es la investigación realizada por Rocío María Molar sobre los contextos aldeanos del Valle de Tafí, y el trabajo de Marcela López sobre la Biblioteca del Establecimiento Penitenciario N° 2 de Barrio San Martín.

Organizado por la Secretaría de Investigación, Ciencia y Técnica de la Facultad de Filosofía y Humanidades y avalado por el Consejo Directivo de esta Facultad, se espera que este Foro de Iniciación se reedite en el 2016, como un espacio de crecimiento académico conjunto.